¿Cuántos frutos secos debemos consumir al día?

¿Cuántos frutos secos debemos consumir al día?

Los frutos secos son uno de los alimentos más sanos que tenemos a nuestro alcance y deben estar presentes en todas las dietas en las cantidades oportunas. Por otro lado, debemos pensar que cada día hay muchas más personas que tienen alergia a los frutos secos y, por ello, debemos tomar la cantidad indicada y de aquellos a los que no suframos efectos secundarios negativos.

Los frutos secos se caracterizan por tener poco aporte en agua y en hidratos de carbono, pero tienen una gran cantidad de grasas que son más que necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.  Los frutos secos más consumidos son las almendras, las castañas, las nueces, los piñones, las avellanas y los pistachos.

Podemos incluir también como frutos secos a consumir a diario: las pepitas de girasol, de calabaza y de sésamo. Pese a ser ricos en grasas y fósforo, los frutos secos no suponen la causa de un aumento de peso excesivo.

Cualquier persona que quiera tener una mejor salud, debe seguir una dieta rica en frutos secos, pero sin pasarse de la cantidad diaria recomendada. Esta cantidad está en tomar en días alternativos 6 castañas cocidas, 5 nueces o bien un puñado de avellanas. Estas cantidades son las que siempre han ofrecido mejores resultados, contrastados con análisis clínicas.

¿Cómo se deben tomar los frutos secos?

Los frutos secos, si no son cocidos o tostados deben pasarse por agua antes de ingerirlos y deben estar presentes en nuestra dieta acompañando a los platos principales. Es muy bueno tomar los frutos secos en el desayuno, ya sea con leche o con cereales.

Los frutos secos también pueden ser consumidos en la comida como acompañante de guisos o de ensaladas. Debemos tener en cuenta, esto sí, que para que nuestro organismo pueda absorber todos los nutrientes de estos frutos, estos deben ser lo más crudos posibles. Por ello, los frutos secos que consumamos en una ensalada siempre serán mejores que los frutos que consumamos cocidos o bien que los que se venden ya tostados.

Alergias a los frutos secos

Los frutos secos abarcan una gran cantidad de frutos y, aunque tengamos alergia a los frutos secos, posiblemente no será a todos ellos. Sin embargo, si tenemos constancia de estas alergias o bien si nos encontramos mal después de haberlos consumido, será importante hacernos la prueba de la alergia para conocer exactamente a qué fruto o frutos tenemos alergia.

Los frutos secos que suelen dar más alergia son los cacahuetes y las nueces; sin embargo, una persona con alergia a ellos, puede seguir consumiendo almendras, castañas, pistachos, etc.

Abuso de los frutos secos

Pese a que no hay ningún tipo de prueba científica que demuestre que tomar demasiados frutos secos es malo, si es cierto que estos pueden hacernos engordar un poco, por lo que las personas que estén en dieta por sobrepeso deberán ir con mucho cuidado con el consumo y no pasar de la cantidad que hemos establecido en párrafos anteriores, o bien de la cantidad que el dietista profesional les indique en cada caso.

Por otro lado, las personas que no tienen este problema tampoco pueden llegar a abusar de estos frutos, pues les harán sentir ausencia de hambre, y esto les privará de comer otros alimentos con nutrientes igual de esenciales para nuestro organismo.

Los frutos secos son una gran fuente de grasas, fósforo y calcio, los cuales deben ser consumidos en todas las dietas y en cantidades suficientes, pero el abuso de ellos, como el de cualquier otro alimento, no hará que tengamos mejores niveles de estos nutrientes esenciales.

Lomo de cordero lechal con frutos secos

Lomo de cordero lechal con frutos secos

Comenzamos haciendo la salsa para el cordero. Picamos el blanco del puerro, la cebolla y los ajos y los sofreímos en una cacerola con aceite de oliva. Añadimos el vino blanco y la harina diluida en un vaso de agua. Introducimos también en la cacerola el hueso de jamón y el tomillo. Dejamos cocer una hora.

Mientras tanto, pelamos las chalotas y las patatas y las cocemos en agua hirviendo con sal. Las escurrimos y reservamos.

Cortamos las zanahorias en bastones y limpiamos los espárragos, quedándonos con las yemas más tiernas. Salteamos ambos ingredientes en una sartén con un hilo de aceite de oliva y una pizca de sal.

Ponemos un poco de mantequilla en una sartén y salteamos también las chalotas y las patatas, espolvoreándolas con un poco de tomillo. Reservamos.

Colamos el caldo y lo volvemos a poner al fuego para que reduzca, hasta que tenga consistencia de salsa, añadiendo un poco de sal si fuera necesario.

Por último, cortamos el lomo de cordero en porciones, lo salpimentamos y lo rebozamos en los pistachos machacados.

Colocamos los trozos en una bandeja de horno previamente engrasada y lo asamos a 200 grados durante 10 minutos.

A la hora de servir, colocamos el cordero en el plato, acompañado por unas patatas, unas chalotas, espárragos y zanahoria y regamos con la salsa.

Trucos y Consejos

Prepara la guarnición y la salsa y deja para el final el asado del cordero, para que quede más jugoso y no se reseque.

La carne de cordero destaca por su fácil digestibilidad. Es una excelente fuente de proteínas de alta calidad y posee un alto contenido en vitaminas del grupo B, además de minerales como el fósforo y el hierro.